Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/content/79/10019879/html/archivo/wp-content/plugins/imageuploadservice_full/index.php:304) in /home/content/79/10019879/html/wp-content/plugins/wp-super-cache/wp-cache-phase2.php on line 60
Diario Octubre – Los comunistas ante la masiva movilización independentista en Catalunya

Los comunistas ante la masiva movilización independentista en Catalunya

Artículo de opinión de Ferran Nieto, militante del PCPC
publicado en Pravda, Estado español

Los sucesos de este 11 de septiembre, día nacional de Catalunya, en el que entre 1 millón y millón y medio de catalanes y catalanas han salido a la calle a reclamar la independencia de Catalunya dentro de la Unión Europea, ha conmocionado, a algunos para bien y a otros para mal, a la sociedad española y catalana.

Los medios internacionales se han hecho amplio eco de la movilización popular, todos los noticieros españoles y catalanes reproducen las impresionantes imágenes y las declaraciones políticas de diverso signo, representantes de la Comisión Europea lanzan declaraciones al respecto y hasta la televisión pública catalana se pregunta si el FC Barcelona, en una futura Catalunya independiente, deberá seguir jugando la liga en España, en Francia o por el contrario si deberá jugar contra la Grama o el Palamós.

Dentro de la izquierda llamada transformadora, hay movimientos, los más, encabezados por el líder de EUiA, y de la mano de ICV, han acudido a la manifestación de la Assemblea Nacional de Catalunya (ANC), junto a CCOO de Catalunya y sectores del PSC.

La izquierda anticapitalista también ha sucumbido al debate sobre si se debía apoyar a la manifestación o no, algunos, en sus tenderetes políticos de la jornada, sorprendentemente lucían banderas independentistas.

Desde la Izquierda Independentista, representada por las CUP, el PSAN y Estat Català se aireaban los debates en los que se visualizaba una profunda división. Por un lado Estat Català y el PSAN se integran en el proyecto pequeñoburgués escindido de ERC llamado Solidaritat per la Independència (SI). Por parte de las CUP, en su interior diferentes corrientes chocan, unas apoyando la manifestación de la ANC, otros rechazándola por autonomista (solo contempla la independencia de la comunidad autónoma catalana en lugar de los Països Catalans) y por apoyar a la Unión Europea.

Dentro del comunismo español y catalán ya empiezan a sonar las primeras opiniones favorables y contrarias a la independencia catalana.

Lo que está claro es que para el comunismo, y concretamente para los marxista-leninistas catalanes y españoles, toda aproximación a la cuestión que se realice al margen del materialismo histórico y dialéctico, está condenada a convertirse en comparsa de la ideología y los intereses burgueses.

Humildemente intentaré aportar un poco de luz a la cuestión y contribuir al debate.

Primero es imprescindible hacer una foto fija de la situación hoy, pero con perspectiva histórica. En esta foto encontramos los siguientes elementos:

1. Catalunya es una nación. Si recogemos la caracterización que el camarada Stalin hace de nación, no cabe duda al respecto, y dice: “Nación es una comunidad humana estable, históricamente formada y surgida sobre la base de la comunidad de idioma, de territorio, de vida económica y de psicología, manifestada esta en la comunidad de cultura.

2. La burguesía catalana, se forma como clase de manera diferenciada y peculiar, fruto de un proceso propio de acumulación primigenia de capital, esta burguesía nacional catalana en su pugna con otras burguesías del Estado español por obtener mejores posiciones en el mercado del Estado español, necesita de la ideología nacionalista y del concepto romántico e idealista de nación para consolidar su poder.

3. Estas pugnas inter-burguesas dentro del Estado conviven con la unidad de todas las burguesías y oligarquías nacionales en un único bloque oligárquico español, ya que el Estado Español como expresión de la superestructura de la dictadura del capital, garantizaba la explotación de la clase obrera y la inserción del estado burgués en la cadena imperialista, cuestión que finaliza con la entrada de España en la UE, y el asalto de los monopolios de españoles (y catalanes) de mercados exteriores, principalmente América Latina y el Magreb.

Esto explica que la burguesía catalana, y en concreto su oligarquía de apenas 300 familias, oscile constantemente entre su adhesión al proyecto español y su pretensión de alcanzar el ideal de un estado-nación propio dentro del bloque imperialista europeo.

4. La crisis estructural del capitalismo, ha afectado de forma particularmente dura el capitalismo europeo, y de forma dramática el español. Los monopolios españoles están desinvirtiendo aceleradamente del exterior, este repliegue manifiesta una clara tendencia en la que el Estado español ha pasado, en poco más de 3 años, de formar parte del centro imperialista a posiciones periféricas, de pasar a ser un candidato a formar parte del club del G8 a estar intervenido por la troika.

5. Catalunya no es ajena a esta realidad, y los buques insignia de la oligarquía catalana, como La Caixa, AGBAR, Repsol o Gas Natural Fenosa, o el Banco Sabadell Atlántico, ven sus posiciones internacionales y dentro la UE en franco retroceso. El Gobierno autonómico de CiU está en quiebra, y ha tenido que pedir 5.000 millones de € para pagar las nóminas, y la quiebra social en Catalunya con unos índices de paro, pobreza y hambre no vistos en 50 años, con una educación, una sanidad y unos servicios sociales desmantelándose en beneficio de los negocios de la oligarquía local. Presentan un panorama de descomposición que hace peligrar seriamente el poder burgués, al menos tal y como lo conocemos hoy.

Esta situación interna, muy resumida, nos aproxima algo al clima que antecede la movilización de este martes. Pero a ello hay que sumar factores externos. La burguesía catalana, representada por CiU y por ERC, desde el final de la guerra civil, y sobre todo desde el final de la II Guerra Mundial ha mantenido estrechos contactos con los gobiernos y los servicios secretos de Gran Bretaña y Francia, con el Departamento de Estado Norte Americano, Israel y la democracia cristiana alemana. Todos estos contactos han estado destinados a mantener dentro de la agenda internacional (aunque de forma marginal) la cuestión nacional catalana.

Si contemplamos que en las pugnas interimperialistas, el mayor aliado de la UE, los USA, están objetivamente interesados en un debilitamiento controlado de su competidor europeo.

Y si por último valoramos que el Estado español, en tamaño de su economía, en demografía y en otros factores geopolíticos, es muy grande e importante dentro de la UE, por lo que una posible quiebra del capitalismo español en bloque representaría un golpe durísimo al proyecto imperialista europeo.

Todos estos elementos acaban de configurar una visión panorámica de lo que representa la pretensión o la consigna de la burguesía catalana pidiendo “ser un estado independiente dentro de Europa”. Si habláramos de los ingredientes de una escudella o de un cocido (a estas alturas creo que es algo indiferente), estos serían:

– Un capitalismo español en bancarrota.

– Una burguesía catalana que no quiere hundirse en el barco español.

– Unos USA que debilitan a la UE rompiendo uno de sus Estados más grandes.

– Una Unión Europea que valoran romper el Estado Español en fragmentos más pequeños para compartimentar, aislar, controlar y dominar una posible quiebra absoluta del capitalismo español.

Mézclese bien y deje hervir. Durante un mes los medios de comunicación públicos (TV3, 3/24, 33, Catalunya Radio) y privados (AVUI, La Vanguardia y 8tv –Grupo Godó-, ARA, el Punt, COM Radio, etc) catalanes han machacado persistentemente a la opinión pública catalana, desviando todo el foco de atención de la crisis y los recortes de la Generalitat a la cuestión nacional y nacionalista, a los agravios patrios contra la sufrida y expoliada Catalunya y a la manifestación del 11S que ya definían como histórica y masiva.

Se han destinado millones de euros públicos y privados (cercle d’economia, joves empresaris, Grupo Godó, etc…) a organizar y subvencionar la masiva movilización. Se han fletado más de 1.000 autocares, los servicios de bus, metro, FGC, RENFE y policía autonómica y urbana se han puesto al servicio de la movilización.

Todo este derroche de recursos estaba destinado a crear una masiva movilización popular en un estado de éxtasis e histeria colectiva que yo solo había vivido en Barcelona cuando la campaña previa a la ejecución en manos de ETA del concejal del PP Miguel Ángel Blanco, campaña de manipulación y guerra psicológica que duró 48h, y la de la burguesía catalana ha durado más de un mes, parecía que quien no asistiera a esa manifestación o no era catalán o era un traidor a la patria.

Finalmente lo conseguido es situar la independencia de Catalunya en el marco de la UE en el centro del debate no ya español, si no europeo. Representantes de la Comisión Europea han realizado dos significativas declaraciones al respecto, la primera, previa a la manifestación, de Barroso, diciendo que una hipotética independencia catalana no es una cuestión interna española si no que compete a la UE. La segunda, a menos de 24h de haber finalizado la manifestación, por parte del portavoz de su portavoz, Olivier Bailly, diciendo que la independencia de Catalunya se debe contemplar en el marco del derecho internacional, y que una vez independizada Catalunya, esta debería pedir el ingreso en la UE, ingreso que debería ser concedido por unanimidad (¿España apoyaría el ingreso de Catalunya en la UE?).

Todas estas declaraciones se pasan por el arco de triunfo la soberanía nacional española, y el Gobierno Español no ha dicho ni pío, lo que indica la extrema debilidad y sometimiento del mismo a la UE.

Y ante todo esto, ¿qué dicen los y las comunistas? Pues para gustos, colores. Aunque la verdad, gran parte de los posicionamientos hoy, están preñados de chovinismo y nacionalismo, tanto español como catalán.

Hay quienes afirman que Catalunya, como está sometida a una “doble opresión, nacional y social”, al superar una de las dos, definitivamente, se acerca a la superación de la otra. Así al independizarse de España y superar la “opresión nacional” se encuentra más cerca de superar la “opresión social” y por tanto de conquistar el socialismo. Este argumento lo usan tanto los que están a favor de estar dentro de la UE como los que no.

Por el otro lado están los y las comunistas comprometidos con la sagrada unidad de España, entendiendo que la unidad del Estado-nación Español es lo mismo que la unidad de la clase obrera que habita en él.

Personalmente discrepo frontalmente con ambas concepciones, respecto a los preñados de nacionalismo catalán, por el error fundamental de considerar la existencia de una “doble opresión” y además en igualdad de condiciones, y por el uso de un argumento que ya usó la socialdemocracia y el eurocomunismo español en los 60 y 70, cuando decía que las conquistas democrático burguesas que planteaba la transición del franquismo a la monarquía parlamentaria debía ser apoyada por la clase obrera porque esto nos acercaba más al socialismo. El resultado está a la vista. Estos planteamientos solamente apuntalan el proyecto de la burguesía catalana de crear un Estado propio como superestructura sobre la que mantener la explotación de la clase obrera de una forma ventajosa respecto a otras burguesías.

Igualmente discrepo de los defensores de la unidad de España equiparándola a la unidad de la clase obrera, ignorando la existencia de naciones como forma de un desarrollo diferenciado de las fuerzas productivas, de las relaciones de clase y por tanto de la lucha de clases. Apoyando en la práctica, el proyecto burgués del estado centralista español, como superestructura sobre la que otra facción burguesa espera mantener la explotación de la clase obrera de una forma ventajosa respecto otras burguesías.

Ambas posiciones son subsidiarias de la ideología y los intereses burgueses. Y, salvando las diferencias, reproducen ciertos debates surgidos en el contexto de la primera guerra mundial en el que se apoyaba a uno u otro bando en contienda.

La opción de los y las comunistas, y concretamente de los y las marxista-leninistas, a mi humilde entender, no puede ser subsidiaria de la burguesía, nunca puede responder a los intereses de ninguna facción burguesa.

Mi aportación a la cuestión es partidaria de desarrollar un discurso independiente que corresponda única y exclusivamente a los intereses de la clase obrera. Partiendo del incuestionable carácter nacional de Catalunya y de su incuestionable derecho a la autodeterminación, debemos ser capaces de transmitir en el seno de la clase obrera de todos los Pueblos de España la necesidad de no caer en esos debates, de no ser la carne de cañón de una u otra burguesía y de centrar todos los esfuerzos en la lucha contra el capitalismo para conquistar el socialismo.

Obviamente esto es algo extremadamente difícil, la clase dominante, la burguesía, ya sea catalana o española, tiene todos los medios propagandísticos, genera los consensos sociales y tiene todos los recursos ideológicos para hacer orbitar a la clase obrera entorno sus intereses y sus coartadas nacionalistas. La ideología dominante es la de la clase dominante.

Pero no por eso los y las comunistas nos debemos dejar arrastrar por nacionalismos y chovinismos, hablen la lengua que hablen, usen la bandera que usen.

Espero que este texto y los elementos aportados al debate y la reflexión, sirvan al conjunto de comunistas.

____________
Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de Octubre. Octubre se responsabiliza tan solo de aquellos textos que son firmados por el diario.

¿Errata en el texto? Por favor, selecciónela y presione Shift + E o pinche aquí para informarnos. Gracias por anticipado.

Share

Plugin creado por AcIDc00L: noticias juegos
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia