Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/content/79/10019879/html/archivo/wp-content/plugins/imageuploadservice_full/index.php:304) in /home/content/79/10019879/html/wp-content/plugins/wp-super-cache/wp-cache-phase2.php on line 1164
Diario Octubre – 92 años de historia del Partido Comunista de Rumania

92 años de historia del Partido Comunista de Rumania

Un artículo de José Luís Forneo || publicado en Un vallekano en Rumania ||

Hoy día 8 de mayo se cumplen 92 años desde la creación del Partido que, tras la derrota del fascismo en la Segunda Guerra Mundial, dirigió la transformación de Rumanía en una potencia industrial, cultural e internacional por los trabajadores rumanos, hasta que en diciembre de 1989 el fascismo, que acumulada cuatro décadas de frustración por la perdida de los privilegios de la clase parasitaria, se vengo procediendo a la destrucción del país y al empobrecimiento y humillación de su clase trabajadora.

http://img266.imageshack.us/img266/5882/290pxflagofpcrsvg.pngEntre el 30 de enero y el 3 de febrero de 1921, tras el regreso de la delegación enviada por el Partido Social Demócrata de Rumanía a Moscú tras la creación de la III Internacional Socialista, a la que solicitaron adherirse, se llevan a cabo las reuniones donde se discutió la integración. El triunfo de la Revolución Bolchevique de 1917 había dado grandes esperanzas de emancipación a los trabajadores de todo el mundo y el movimiento socialista vivió momentos de agitación y de gran desarrollo. Rumanía no se quedó atrás.

Tras la negativa de una parte de los socialdemócratas rumanos a formar parte de la Internacional, se decide la ruptura y la convocatoria del I Congreso del que se llamara Partido Comunista Rumano, que tiene lugar clandestinamente el domingo 8 de mayo de 1921 (hace 92 años), en Bucarest. Participaron 77 delegados de todo el país (ya formado, desde principios de 1919, por los tres territorios históricamente independientes que forman hoy Rumanía -Transilvania, Moldova y Valaquia-).

Poco antes, como se ha dicho mas arriba, en el Consejo General del Partido Social Demócrata se había producido la ruptura, debido a que gran parte de los reformistas de este partido se habían negado a afiliarse a la Internacional. Así, en el Congreso del 8 de mayo de 1921 se constituyó el Partido Comunista Rumano.

Inmediatamente después de la escisión, el PCR se afilio a la III Internacional, tras votarse esta por unanimidad. Entre los asistentes al Congreso de fundación estuvieron grandes protagonistas del movimiento obrero y social como Ana Pauker, Gheorge Critescu, Elek Klobos, Dumitru Grofu, Constantin Gheorghian, Th. Iordachescu, Dumitru Stoiculescu, Stefan Benedec, Gheorghe Stoica, Petru Groza o Gheorghiu-Dej, Boris Stefanov y tantos otros.

Grabado sobre el 1 de mayo de la Republica Popular Rumana

Las autoridades no veían, por supuesto, con complacencia que los obreros que les daban de comer y mantenían la vida parásita de la oligarquía se organizaran para cambiar las cosas, así que el 12 de mayo, cuatro días después del inicio del Congreso, la policial irrumpió en el Club Socialista, en la calle Sf. Ionica, 12, donde tenia lugar la reunión. Todos los asistentes fueron arrestados porque el orden del día incluía la discusión de la adhesión a la III Internacional (considerada por las clases dominantes un peligro para sus privilegios, con la excusa de injerencia exterior). Esa prohibición fue, por cierto, lo que llevo al PSDR a rechazar la discusión de la afiliación, lo que provocaría la ruptura y la creación del PCR.

Los 51 delegados (de 77) que habían votado la afiliación sin reservas a la III Internacional fueron encerrados en las prisiones de Jilava y Vacaresti. Durante el año 1921 las autoridades planeaban escarmentar a los comunistas para acabar con lo que consideran una amenaza. Aunque no lo consiguió, y los comunistas estuvieron un tiempo sin tener que esconderse en la clandestinidad, en 1924 el PCR fue prohibido por el gobierno liberal, acusándole de antipatriota y de actuar a las ordenes de Moscú (una excusa para justificar su decisión).

El motivo que hizo estallar la mecha y la represión fue la revuelta campesina de Tatar-Bunar, en la actual Ucrania, entonces unida a Rumanía tras la intervención del ejercito rumano en la Guerra Civil Rusa contrarrevolucionaria. En Tatar-Bunar empezaría el 15 septiembre de 1924 una revuelta armada contra las autoridades rumanas, bajo la dirección del Partido Comunista de Basarabia, a cuyo frente estaba Andrei I. Kliușnikov (conocido como Nenin). El 16 de septiembre los rebeldes tomaron el poder y formaron un Comité Revolucionario que proclamó el poder soviético. A pesar de su derrota, la revuelta de los obreros y campesinos de Tatar-Bunar metió el miedo en el cuerpo en los aristócratas y burgueses rumanos, que decidieron prohibir el Partido Comunista en todo Rumanía para evitar sustos también en casa.

Hasta agosto de 1944 el partido permaneció prohibido, con bastante poca afiliación (normal en un partido perseguido por las fuerzas del orden), pero con mucha actividad de los conocidos como “ilegalistas”. Las dificultades vividas por sus miembros en este periodo, muchos de ellos encarcelados o exiliados a Moscú, no impidió que tanto desde dentro como desde fuera del país, sus integrantes no cesaran en la lucha por transformar la Rumanía de los boyardos en una nación transformadora y socialista.

http://img560.imageshack.us/img560/6575/republicasocialistaroma.jpg

En la historia del partido sus secretarios generales fueron los siguientes: Gheorghe Cristescu (1921-1924); Elek Köblős (1924-1927); Vitali Holostenco (1927-1931); Alexander Stefanski (1931-1936); Boris Stefanov (1936-1940); Ştefan Foris (1940-1944); Gheorghe Gheorghiu-Dej (1945-1954); Gheorghe Apostol (1954-1955); Gheorghe Gheorghiu-Dej (1955-1965) y Nicolae Ceauşescu (1965-1989).

Desde 1944 bajo la dirección del Partido Comunista, que paso a llamarse hasta los años 60 Partido de los Trabajadores, en coalición con otros partidos de la izquierda rumana, los trabajadores rumanos construyeron un pais muy diferente, dejando atrás la Rumanía semifeudal dominada por el interés de boyardos y aristócratas, y logrando un país rico, industrial, pujante , en el que se alcanzaron metas económicas y sociales inimaginables antes ( y que hoy, tras la vuelta atrás desde la contrarrevolución capitalista, son un lejano recuerdo para muchos de los rumanos obligados a huir del país para encontrar trabajo o de los que permanecen en su tierra sobreviviendo como pueden).

A mediados de 1989 Rumanía logró liberarse de todas sus dependencias económicas frente a los organismos internacionales y políticas frente al cada vez mas procapitalista Kremlin, transformándose en un país totalmente independiente, sin deudas y con un envidiable potencial económico. Por todo ello, y como escarmiento ejemplar para todos los que quisieran imitarlo (véase hoy Libia), Ceausescu fue castigado, siendo asesinado junto a su mujer, y también lo sería Rumanía, destruyéndose toda su potente industria y su rica agricultura para dejar el país transformado en un mercado fácil para las metrópolis económicas (en una colonia).

Tras el golpe de estado de finales de 1989, en fin, el capitalismo fue reinstaurado y el poder retomado por la oligarquía económica y multinacional. 23 años después el „comunismo” continua incluido en la Constitución Rumana como „un peligro” para la “estabilidad” nacional, y los partidos socialistas siguen encontrando múltiples obstáculos para su reconstitución, a la vez que son invisibilizados y anatemizados por el aparato de propaganda del capital (los grupos mediáticos). Todo ello a pesar de que las encuestas muestran como cada día con mayor fuerza una gran mayoría de los rumanos reconocen que en el Socialismo vivian mejor y que el Capitalismo solo beneficia a unos pocos.

92 años después, en definitiva, el recuerdo del PCR, a pesar de los muchos defectos que tuvo (especialmente tras el abandono de la lucha de clases con el nacimiento en 1965 de la República Socialista de Rumanía), sigue vivo, especialmente para todos aquellos que sufren en primera persona los efectos de la instauración del capitalismo-fascista.

Bandera de la Republica Popular Rumana

Sin embargo, los logros del socialismo y, sobre todo, los crímenes del capitalismo, siguen muy presentes para todos aquellos que, como afirmara Ernesto Che Guevara, son hermanos en la indignación ante la injusticia, por lo que por muchos esfuerzos que hagan los criminales para matar, censurar, o encerrar al mensajero, nunca podrán acabar con la idea ni con el sueño de igualdad, justicia y hermandad y, por lo tanto, con la esencia misma de humanidad que forma parte, aunque intenten ocultarlo por todos los medios las alimañas del capital, a la ideología comunista y al objetivo de construir un mundo mejor y sin explotación del hombre por otros hombres.

¿Errata en el texto? Por favor, selecciónela y presione Shift + E o pinche aquí para informarnos. Gracias por anticipado.

Share

Comentarios desactivados.

Plugin creado por AcIDc00L: bundles
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: posicionamiento web