Tertulianos, sociedad limitada: a propósito de Pablo Iglesias

iglesias y marhuenda¿Es usted una persona anónima pero a pesar de ello quiere hacer política por arte de magia y convertirse en un líder mediático? Solo es necesario labia a raudales, mucha agilidad neuronal y cierta telegenia natural, aunque si ésta le falta de origen se puede arreglar el desperfecto mediante sesiones rápidas de mercadotecnia adaptada al escenario de vender ideas de éxito en el espacio público. Eso sí, debe decantarse antes de comenzar el entrenamiento por la derecha tradicional, la socialdemocracia rosácea o bien por un módulo en auge recién estrenado y con las aulas menos masificadas, el rol especial alternativo tipo nueva izquierda posmoderna o su versión más canalla radical a tope, actualizada on line. Razón: Tertulianos S.L., tenemos sede en todas las cadenas de tv, generalistas, autonómicas, locales, estatales o privadas, y muchos programas de radio. En una segunda fase, en el supuesto de no encontrar acomodo en el ruedo político formal a través de candidaturas propias o las clásicas bipartidistas, aseguramos como salida dos unos ingresos saneados en calidad de tertuliano fijo itinerante durante cuatro años, tiempo máximo legal de una legislatura parlamentaria. Hay posibilidades de prorrogar el contrato sine die si el personaje que hagamos de usted funciona entre la audiencia y pronuncia barbaridades con gracia y soltura torera. No es necesario un corpus ideológico restrictivo o severo, con estar al día y cambiar de opinión dentro de un orden, mejor el establecido, sería suficiente. La originalidad, recuérdelo si pretende iniciarse en este apasionante oficio o profesión liberal, no reside en su pensamiento sincero sino en saber conectar con el público con palabras grandes y sonoras que provoquen con celeridad comentarios brutos o sutiles pero inmediatos en twitter y facebook y otras redes sociales. Si esto sucede, su chiringuito político puede ser una espléndida realidad a corto o medio plazo. Si fracasara como cabeza de lista, la salida dos puede combinarse con la tercera opción en liza, escribir libros y artículos de eruditas ínfulas sociológicas o de denuncia amarillista en un fondo o formato de autoayuda de accesible y fácil lectura.

El párrafo anterior parece extraído de una oferta de trabajo de una consultora que busca talentos políticos todavía virginales. Cualquier programa de debate en las televisiones actuales cuenta con personajes de la índole descrita. Desde luego, existe mucho más empleo para periodistas, comunicadores y profesores de lo que sea que representen los intereses del PP y el PSOE. IU no cuenta con adeptos, sin embargo la extrema izquierda de oro o sin filiación conocida es un nicho al alza porque da mucho morbo, contraste y audiencia oponerla al bipartidismo oficial y a la derechización generalizada con matices irrelevantes del toma y daca ya gastado y consabido.

Ese nicho de última hornada al que hacíamos referencia, de aspecto, aroma y olor izquierdista a ultranza, ha crecido con personajes de credibilidad muy desigual. Excelentemente formados, jóvenes con experiencia entre 35 y 40 años de edad la mayoría, y, lo más importante, sin pelos en la lengua y con homilías exquisitas. Se sitúan al margen de la partitocracia, no aspiran a nada más que a regalar su granito de arena en la lucha social y seguir en la brecha desinteresadamente y de manera altruista. Un guión casi redondo y muy coral. Pero…

Siempre hay un pero. Con un capital político ganado sin inversión reconocida en el movimiento obrero, en el barrio o en otros territorios mundanales de choque social con el capitalismo y con una imagen pública inmejorable, suele suceder que las aspiraciones particulares se disparan tanto como el ego interno. El colocón súbito es indefinible.Da comienzo una etapa nueva. Uno se siente líder sin apetecerlo. Mira a su alrededor y una corte de amables cómplices le susurra al oído: tú tienes madera. Una especie de mareo erótico se adueña del ego, que se ensancha hasta desbordar la piel del sujeto destinado a la gloria, mientras las aspiraciones inéditas van tomando cuerpo en discursos de mayor envergadura populista que justifiquen dar un paso adelante y exclamar sin rubor alguno: yo soy el mesías que anuncia la buena nueva. Los aficionados se quedan atónitos, unos aplauden con temor, otros silban timoratos y el círculo de palmeros estalla en un clamor impetuoso.

Son líderes poco horneados, listos como el hambre, dominadores del pánico escénico y con textos posmodernos de autores muy diversos que se han aprendido de memoria y listos para editarse en las entrevistas que vendrán en manada a continuación. Emergen como príncipes valientes guapos y elegantes, exclamando, seguid mi estela, aunque cosechen calabazas, persisten contumazmente en difundir su catecismo posmoderno. No cabe duda, son inteligentes y su autoestima vive en las proximidades de las nubes. Su vestimenta ideológica es una mezcla extraña de 15M, mayo del 68, pacifismo gandhiano y altermundismo de espectro difuso. Sin ataduras, libres como el viento, of course.

Lo relatado viene a cuento de la eclosión política de Pablo Iglesias, el director de La Tuerka. El PSOE ya intentó un enroque endogámico similar con Beatriz Talegón, sin embargo le salió rana a primera vista. Lo de Iglesias tiene, no obstante, ingredientes cualitativos muy distintos. Su posición, en teoría, está más a la izquierda, en los aledaños de IU, si bien sus promotores habitan Izquierda Anticapitalista. Es curioso observar como el presentador de La Tuerka se lanza a la arena política con atavíos de izquierda radical, asumiendo un liderazgo que se ha otorgado a sí mismo con el concurso de varios intelectuales de su cuerda, con un llamamiento universal a los movimientos sociales más dispares. ¿No sería más adecuado, generoso, digno, democrático y coherente solicitar o preconizar una asamblea abierta y que ésta debatiera un programa político consensuado entre todos los intervinientes en igualdad de condiciones, dejando los nombres y liderazgos para más tarde y mejor ocasión? Sin duda  alguna, que en esas mareas y grupos heterogéneos existen personas que han trabajado la realidad y el conflicto social de un modo más directo que Pablo Iglesias, un excelente agitador de conciencias, pero nada más aunque nada menos.

Los líderes de la izquierda están ya hechos en la lucha de clases, en el conflicto social, en la calle, en la fábrica, en la oficina, en la sanidad y en el sistema educativo, pero taponados a conciencia por la parafernalia mediática. Vayamos a por ellos y ellas, démosles el micrófono y la cámara para que se expliquen. Suplantar identidades reales por iconos mediáticos sería un nuevo fraude a la clase trabajadora. Además, partiendo de la base de que IU es insuficiente para galvanizar a todo el electorado de izquierdas, no hagamos o participemos por enésima vez de la vieja pinza a IU, coalición que siempre se ve rodeada por lumbreras de la nueva izquierda y oportunistas de la gauche divine que juegan objetivamente en el equipo oficioso del PSOE. Los liderazgos que surgen en tromba del espectáculo televisivo nunca han sido demasiado de fiar. Las apariencias quizá engañen, pero la operación coleta de Iglesias da la sensación, una vez más, de iniciar la obra de la izquierda por el tejado, sin cimientos profundos y consistentes para avanzar en una construcción sólida que resista con fuerza las inclemencias de la política diaria. Julio Anguita, ya ha desechado la oferta de integrarse en el equipo del director de La Tuerka. Esperemos acontecimientos. Y que cunda el intercambio de ideas sin personalismos que mediaticen el debate público, libre, transparente y auténtico.

* Que decepción Nega, que decepción…

* Queremos y no “Podemos”

* Pablo Iglesias: de reformismos y frentes comunes

* Pablo Iglesias fragmenta la izquierda con su posible candidatura a las elecciones europeas

¿Errata en el texto? Por favor, selecciónela y presione Shift + E o pinche aquí para informarnos. Gracias por anticipado.

Share

Plugin creado por AcIDc00L: bundles
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia